#5 ¿Qué hay de nuevo, viejo?

La pregunta por lo nuevo es una constante. Lo nuevo, siempre difícil de delimitar, nunca implica una ruptura total con el pasado, sino un diálogo con las tradiciones en las que se sustenta. Algo ya hemos dicho sobre esto, cuando en el número anterior decidimos preguntarnos acerca de la relación entre música y memoria. La pregunta por lo nuevo, para nosotros, encierra en sí misma su respuesta: es en realidad un punto de partida desde el que nos interesa lanzarnos para reflexionar y acercarnos a la nuevas expresiones de la cultura emergente. Porque de nuevo hay mucho, y de formas muy diversas.

Sin embargo, para otros, la pregunta guarda cierta cizaña. ¿Qué hay de nuevo? Nada. Porque lo que sucede, dirán, es que ya hace tiempo que no hay nada nuevo bajo el sol. O cualquier otra muletilla similar. No hay nada nuevo porque el caudal de originalidad se agotó en generaciones pasadas, porque la mirada del devenir del mundo es que vamos hacia una inevitable decadencia. Por suerte, entonces, hubo esos tiempos dorados en los que pudimos bailar desnudos y crear en esa pura y libre desnudez. Nada más alejado de la realidad.

Sucede -y probablemente haya sucedido siempre- que hay generaciones que, incluso de una manera inconsciente y no declarada, pretenden matar a las generaciones siguientes, al declarar su inexistencia o su existencia insustancial. Pero, así y todo, esto responde a factores mucho más pequeños que los que verdaderamente nos importan: la cuestión cobra mayor relevancia cuando se configura una creencia (“no hay nada nuevo bajo el sol”) a partir de la puesta en funcionamiento de una maquinaria social, político y cultural mucho más potente y abarcadora. La industria y el mercado, lo sabemos, se pliegan siempre sobre lo conocido, lo que da resultados. Los medios de comunicación -sobre todo los masivos, aunque muchos medios alternativos no hacen más que reproducir sus lógicas y maneras-, están atravesados por esa ideología de mercado. Urge entonces volver a preguntarse sobre el rol de los periodistas hoy.

Desde otra óptica, la pregunta inicial también podría expresarse de la siguiente manera: ¿qué hay de nuevo-viejo? Y volvemos, así, a la idea del diálogo entre generaciones, a que declarar la emergencia de algo novedoso no implica borrar de un plumazo todo lo que venía detrás. Hace tiempo, se vienen desarrollando nuevas expresiones, nuevas experiencias. Nuevos circuitos por donde ellas circulan, lejos de la noción de lo masivo y, en algunos casos, tratando de saltar la dicotomía entre lo mainstream y lo under. Experiencias y expresiones que se nutren de sus predecesoras, pero reconfigurándolas, trayéndolas a este presente en el que las sensibilidades han cambiado, así como las formas de relacionarnos, y en donde el papel que cumplen las redes sociales y las nuevas tecnologías es fundamental.

Poner en común esas experiencias y expresiones, pensando que también entre ellas se puede dar un diálogo, es un poco el objetivo de la presente edición de Vamos por las tramas. Indagar, a su vez, cómo se posicionan los receptores y los públicos es también uno de los nodos sobre los que nos parece interesante aproximarnos.

La respuesta a la pregunta de si hay o no hay algo nuevo bajo el sol es, desde nuestra posición, una obviedad. La búsqueda es entonces poner en juego mediante argumentos y experiencias concretas una respuesta que resulte menos estrecha que un simple “sí”, y acercar a los lectores diferentes universos que pueden convivir, y que de hecho conviven, en un mismo espacio.

Vamos por las tramas


Notas de esta edición

El otro lado de las cosas, por Pablo Boyé

La renovación no será televisada, por Santiago Lecuna

La importancia de llamarse Alfredo, por Pablo Boyé

Micro Discos o el Twitter de la música, por Leandro Navarro

El receptor autogestionado, por Verónica Iacona

A cara lavada, por Santiago Lecuna

Tres momentos y un motivo: acercarnos a la música, por Diego Rodríguez Castañeda

La transformación es la novedad y la novedad, un desafío permanente, por Hermano Sol

El blues: en el sótano de casa y en la terraza del vecino, por Christian Morana

Agua ardiente, de Los Espíritus, por Guido Venegoni

Gravitar, de Lunar, por Leandro Navarro

Arena, sol y Tremebundos blues, por Verónica Iacona

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s